Motivación – Yo: Ayer, hoy y mañana

Motivación – Yo: Ayer, hoy y mañana

Un gran y estúpido rey se quejaba de que la aspereza del suelo lastimaba sus pies, de manera que ordenó alfombrar de cuero todo el país.

El bufón de la corte se mataba de risa cuando el rey se lo contó. “¡Es una idea absolutamente absurda, majestad!”, exclamó. “¿A qué viene un gasto tan innecesario? ¡Mandad cortar dos trozos de cuero y protegeos con ellos vuestros reales pies!”

Así lo hizo el rey. Y así se inventaron los zapatos.

El que ha alcanzado la iluminación sabe que, para que no haya dolor en el mundo, uno ha de cambiar primero su corazón, no el mundo

Es necesario analizar nuestro interior y entender que es lo que queremos, que somos y a dónde vamos para dirigir nuestra vida. Cambiar al mundo empieza por ti.

Analiza cada etapa de tu vida, que lecciones te ha dado importantes que te hizo ser lo que eres, una decepción amorosa que te enseño a no dar todo de ti, el fallecimiento de algún familiar que hizo que tu mundo cambie de color, o quizá un fracaso que derrumbó todo lo que tenías ya construido. 

La vida te da lecciones de maneras interesantes, yo le llamo “golpe de vida”, este sucede cuando a pesar de haber tenido un montón de señales para actuar tu no lo hiciste, el golpe de vida te dará en las partes más dolorosas, dándote dos caminos, o aprender y salir de tu zona de confort para embarcarte en un rumbo… o quedarte donde estas y echarle la culpa al mundo pensando que siempre alguien o algo te puso en esa situación. 

Evita ese golpe, a todos nos llegó, nos llega y nos llegará mientras no sepamos dónde estamos y que estamos haciendo, que descuidamos, con que nos conformamos y hacia dónde estamos apuntando.  no hagas que te de el golpe y pierdas mucho, actua como un sabio, aprendiendo de los errores y caidas de los demás y escuchas más que hablar que con seguridad estarán gritandote señales para tomar el rumbo correcto que ignoras por miedo.

Solo existe alguien en este mundo que hará que tus sueños, metas y camino se haga realidad, es posible que incluso lo ignores todos los días mientras te habla, ese alguien, eres TU, nadie más que tu. La responsabilidad de tus circunstancias las tomas y asumes tu!, cuando te ves al espejo y hay alguien gritándote que deberías comenzar a hacer la dieta, que es tiempo de estudiar lo que te falta, que termines tu carrera de una vez, que salgas de ese trabajo dónde no crecerás más. hazle caso y empieza conociéndote a ti!

Son 3 momentos que debes analizar:

Ayer:

Que es de aquel soñador que pensaba en su futuro, cuando sea ¨grande¨ lo que iba a hacer? debes sentarte con él y hablar a solas, una larga charla sin distracciones con tu YO de ayer, que vuelva a contarte los sueños y recuerde para qué eres bueno, por qué eres lo que eres, qué te marcó y que te hizo la persona que eres hoy.

Reconoce los caminos que te llevaron a la versión de ti, cómo te educaron tus padres, qué lecciones te dieron de niño que marcaron tu comportamiento y creencias. 

Este paso no es nada sencillo, ya que encontrarás posiblemente heridas o traumas, pero al momento de hacerlas concientes te dará la fortaleza para afrontarlos y cambiarlos si son negativos, o fortalecerlos si son positivos

Hoy:

Mírate al espejo, solo tu y nadie más sabe en verdad lo que piensas, sientes y crees. 

Tu y solo tu sabe lo bueno que eres, incluso, lo mierda que eres.

Las máscaras que tienes ante diferentes situaciones que se adaptan según las consecuencias, y aunque creas que eres fuerte y de carácter, sabrás identificar estas máscaras que te sirven para sobrevivir, caer bien a las personas, generar empatía, relacionarte e incluso encontrar pareja.

Entonces Pregúntate:

  • Estoy dónde quiero estar?
  • Soy lo que quiero ser?
  • Estoy en proceso de lo que quiero en mi?
  • Las personas me ven como yo me veo?
  • Hoy soy mejor que ayer?
  • Estoy en paz conmigo mismo?
  • Por qué hago lo que hago?
  • Se lo que quiero ahora en mi vida?

Reflexiona sobre tí, no lo evadas, que conocerte en realidad te hará más fuerte y afianzará tu propósito.

Mañana:

Un marinero llega a su destino si sabe dónde quiere ir, el camino puede ser incierto, pero si el objetivo es fuerte las mareas no importan.

Traza tus metas y sueños, escríbelas y decláralas, no es solo pensarlas, ya que esto irá cambiando según como te sientas en cada momento, si las escribes y declaras podrá recordarte el motivo de porqué te levantas cada mañana y respiras.

Si hay algo que mueve la fuerza de voluntad del ser humano es la esperanza, el querer un futuro y hacer que éste pase. 

Vivir sin un propósito generará un camino incierto del vivir al día, respiro porque tengo que hacerlo y que venga lo que venga, vivir al límite.

Es posible que te guste vivir así, pero consulta a tu ser interno, vivir así, sin rumbo y al día, me ha hecho ser la persona que quiero llegar a ser? he ganado más oportunidades que si hubiera sabido qué quería?

Es hora de enlazar los tres momentos y hacerlos uno, tu ayer, tu hoy y tu mañana es lo que te hace ser, continuar y seguir en la vida motivado con un propósito

Hay dos de éstos que no puedes cambiarlos, el ayer y el mañana, pero si puedes aprender de tu pasado y caminar hacía el futuro entendiendo tu presente.

Descubre que fuiste ayer y que te dejó, utiliza el mañana para saber a dónde vas, aplícalos en tu hoy.

Dale gracias o reclama a tu ayer por lo que eres hoy, que mañana agradecerás o reclamarás lo mismo, dependiendo de lo que haces hoy.

Wilmar Velasquez Zapata

Wilmar Velasquez Ingeniero, conferencista, Coach y neuromarketer

Deja una respuesta